domingo, 30 de diciembre de 2012





NOTICIAS DE ASTRONOMÍA.


¿Cómo se controla el movimiento de la Curiosity desde la Tierra?
Por alt1040

Uno de los momentos más destacados de este año 2012 que estamos a punto de finalizar es, sin duda alguna, la llegada de la sonda Curiosity a la superficie de Marte. La llegada de la sonda a la superficie marciana y el despliegue del rover de exploración fueron seguidos por millones de personas en todo el mundo y han supuesto todo un impulso para la NASA que, incluso, planea nuevas misiones al Planeta Rojo. Poco a poco vamos viendo imágenes y datos recopilados por la Curiosity pero, teniendo en cuenta la distancia a la que se encuentra la nave y, por tanto, el retardo existente en las señales ¿cómo se controla desde la Tierra el movimiento de la Curiosity?

La respuesta va de la mano de algo que ya comentó Eduardo cuando la sonda llegó a Marte, puesto que las órdenes que controlan el movimiento de la Curiosity se transmiten a través de la Red del Espacio Profundo de la NASA. Teniendo en cuenta que las señales tardan alrededor de 13 minutos en llegar desde la Tierra a Marte, el movimiento del rover no es algo tan simple como manejar un joystick y esperar ver una representación o una imagen a tiempo real del vehículo sino que se mueve en base a órdenes predefinidas.

Antes de realizar cualquier tipo de movimiento, el control de la misión utiliza el Rover Sequencing and Visualization Program (RSVP), un software de simulación que se desarrolló en el año 1997 para la misión Pathfinder y que ofrece al equipo de la Tierra un interfaz gráfico en el que visualizar la posición de la Curiosity y el entorno que hay a su alrededor. El RSVP representa la orografía del terreno y las rocas que puedan suponer obstáculos, una información que es utilizada por el equipo de la NASA para componer la ruta que seguirá el vehículo.

La Curiosity puede seguir órdenes de movimientos pre-determinadas (avanza 2 metros, gira 90º, etc.) o, directamente, marcarle un punto como destino y dejar que el modo de navegación autónoma entre en funcionamiento y analice en entorno (localizando obstáculos usando las cámaras Hazcam) para trazar una ruta óptima y, sobre todo, segura. Con cada movimiento la nave, el RSVP aumenta su base de datos sobre Marte puesto que la Curiosity toma imágenes mientras se mueve que se pueden utilizar para realizar el siguiente movimiento.

Lógicamente, todos estos movimientos se programan con antelación para que, una vez configurada la secuencia de comandos, ésta se transmita a través de la Red del Espacio Profundo de la NASA (que cuenta con 3 bases dispuestas en Madrid, California y Canberra para así lograr disponibilidad de transmisión en todo momento).

Ver Imágenes: NASA -JPL, Deep Space Network - NASA y NVIDIA


Descubren un nuevo estado en la atmósfera de Venus
Por alt1040

La sonda Venus Express de la Agencia Espacial Europea sugiere que, al contrario de lo que se pensaba, la ionosfera de Venus ha tenido en el pasado hasta tres estados y no dos. Desde la ESA se asegura en Venus hubo un estado magnetizado marcado por un fuerte estado magnético que provocaron cuerdas de flujo magnético.

Publicado en Geophysical Research Letters, el estudio indica que la ionosfera de Venus no ha estado magnetizada la mayor parte del tiempo, al contrario, la presión del fuerte viento solar habría sido la que la desplazó al estado magnetizado.

Y es que hasta ahora según las observaciones del pasado que se remontan a 1978, se sugería que la ionosfera de Venus tuvo dos estados: por una lado un estado magnetizado con una gran escala de campo magnético horizontal, y por otro, un estado no magnetizado sin campo magnético a gran escala aunque con numerosas estructuras magnéticas conocidas como cuerdas de flujo, quienes forman a menudo fuertes campos y diámetros de kilómetros.

Las observaciones de la sonda Venus Espress realizadas en el 2008 y 2009 informan ahora de este tercer estado magnetizado con cuerdas de flujo gigantes, Según los investigadores, aunque hasta ahora se habían visto previamente estas cuerdas de flujo gigantes en Venus, se trata de la primera observación del fenómeno en la ionosfera del planeta.


¿Otro planeta Tierra a 12 años luz de distancia?
Por alt1040

La eterna pregunta, ¿existe en el Universo un planeta con las condiciones de vida de la Tierra? Mientras los estudios y los viajes en el espacio intentan recopilar información que verifique la cuestión, los astrónomos han dado con una nueva posibilidad. A tan sólo 12 años luz de nuestro planeta se encontraría otro con condiciones que podrían sustentar vida.

Y es que los astrónomos parecen haber hallado cinco planetas orbitando sobre Tau Ceti, la estrella más cercana a nuestro Sistema Solar, muy parecida al Sol tanto en temperatura como en luminosidad. De los cinco exoplanetas, al menos uno se encontraría en la zona habitable de su estrella madre, una zona con posibilidad de albergar océanos de agua líquida en la superficie.

Estaríamos hablando de un exoplaneta de entre dos y y seis veces más grande que la Tierra. Uno de los cinco nuevos planetas encontrados alrededor de Tau Ceti gracias a una técnica altamente sensible, combinando datos de más de 6.000 observaciones de tres telescopios diferentes.

Los astrónomos usaron un método de velocidad radial que busca la estela en el movimiento de una estrella causada por el tirón gravitacional de los planetas. James Jenkins, miembro del equipo de la Universidad de Hertfordshire, lo explicaba así:

Tau Ceti es una de las estrellas vecinas más cercanas al Sistema Solar, su brillo nos hace capaces de estudiar las atmósferas de estos planetas en un futuro distante no lejano. Los sistemas planetarios alrededor de estrellas cercanas a nuestro Sol indican que son comunes a nuestra Vía Láctea.

Según los datos, desde 1990 se han descubierto más de 800 planetas que orbitan estrellas más allá del Sol. Los que se encuentran en torno a una aproximación de estrellas similares al Sol son los más interesantes para los investigadores ya que podrían albergar paralelismo con la Tierra. Para Steve Vogt, otro de los investigadores:

Este descubrimiento está de acuerdo con nuestro punto de vista emergente de que prácticamente todas las estrellas tienen planetas, y que la galaxia debe tener muchos de estos planetas potencialmente habitables con el tamaño de la Tierra. Ademas, están en todas partes, incluso muy cerca de la Tierra como es el caso.

El profesor Chris Tinney, de la Universidad de Nueva Gales, concluye que:

A medida que miramos al cielo nocturno, hay que contemplar que puede haber más planetas ahí fuera que no son estrellas, una fracción de lo que podría ser habitable.

Sea como fuere, este nuevo descubrimiento hace evidente la idea de que casi en todas las direcciones podemos observar planetas alrededor de estrellas, tanto cercanas como lejanas, en un catálogo que según los astrónomos es actualmente 854 exoplanetas confirmados.


Marte podría recibir el impacto de un asteroide de un megatón en tres años
Por alt1040

Es probable que en unos años pueda llevarse a cabo la primera misión con astronautas a Marte. Bajo este supuesto y según las investigaciones de un grupo de matemáticos, estos primeros "colonos" podrían experimentar un evento de 1 megatón, los estudios sugieren grandes posibilidades de impacto de un asteroide.

Y es que los impactos de asteroides se encuentran entre los más temidos de entre las catástrofes naturales. Por esta razón la estimación del riesgo que supondría para la Tierra es una tarea importante. Un método cuyo estudio consiste en observar el número de impactos en el pasado y utilizar estos como guía para el futuro.

Un trabajo ciertamente difícil, ya que la distribución de tamaños de los cráteres que vemos hoy no sólo dependen de la velocidad de impacto en el pasado, sino también de la velocidad en la que han ido desapareciendo a través de procesos como la erosión o los cambios tectónicos.

Aún así, muchos investigadores han medido la distribución de tamaño de los cráteres y han llegado a estimaciones de probabilidad de impacto en el futuro. Basándose en estos estudios, William Bruckman y varios colegas de la Universidad de Puerto Rico han llevado a cabo un análisis derivando el estudio a las posibilidades de impacto en Marte.

La conclusión a la que han llegado es que los astronautas que visiten Marte en pocos años (a partir de tres) es probable que sean testigos del impacto de un asteroide significativo, tanto como de 1 megatón. Según sus estudios, basados en modelos matemáticos y pruebas del pasado, han logrado un modelo que describe la velocidad de impacto en la Tierra a través de los datos existentes.

Un modelo que sugiere que los eventos como el ocurrido en 1908 en Tunguska, donde se produjo una explosión similar a la de un arma termonuclear de levada potencia (alrededor de 10 megatones) atribuida a un cometa, debería darse una vez por siglo, y pequeños eventos de 1 megatón una vez cada 15 años. Según los investigadores, ambas predicciones son compatibles con los recuentos de cráteres y la mayoría de estimaciones.

Su estudio no ha quedado ahí. Bruckman explica que el modelo es aplicable a Marte, donde los índices de impacto tienden a ser más altos debido a su proximidad con el cinturón de asteroides. Según sus investigaciones, Marte experimentará un evento de un megatón cada tres años. Para Bruckman:

Esperamos que los visitantes de Marte que pasen unos cuantos años durante una misión tendrán una alta probabilidad de ser testigos de un impacto de meteorito de 1 megatón. Estos impactos pueden causar más daño en la superficie de Marte que en nuestro planeta, debido a que la densidad de la atmósfera marciana es mucho menor.

La propia experiencia real de las sondas y rovers que han llegado a Marte hasta ahora no han registrado un impacto en sus misiones. Razón por la que el estudio de los investigadores y sus predicciones requerirán de un mayor análisis.


Basura espacial: peligro en cielo y tierra
Por alt1040

La basura espacial es un serio problema en formación, en el cual todos podríamos vernos afectados de manera directa o indirecta. Es responsabilidad de gobiernos dueños de objetos que se encuentran en el espacio, salvaguardar y preservar el entorno espacial tanto en la Tierra como en los demás cuerpos del Sistema Solar a donde se han enviado misiones de exploración. Sin una política internacional robusta que tome en serio el problema de la basura espacial, ésta continuará creciendo y seguramente veremos nuestra moderna forma de vida amenazada. Tampoco es desquiciado pensar que en algunos casos nuestra vida misma podría verse amenazada por los objetos. ¿Cuáles son las amenazas que la basura espacial genera en el espacio y en la Tierra?

Los riesgos más notables, como podríamos esperar, se encuentran fuera de nuestra atmósfera. La colisión entre los satélites Iridium 33 y Kosmos 2251 en 2009 nos mostró que aunque hay mucho espacio en el espacio, nos podríamos estar quedando sin suficiente espacio en nuestra Orbita Baja Terrestre. En un reporte técnico sobre la basura espacial desarrollado por la Oficina de Naciones Unidas para Asuntos del Espacio Exterior, en el lejano 1999, se estimaba que, si no se tomaban medidas importantes para la mitigación de la basura espacial, para el año 2050 podríamos tener hasta 20 colisiones de este tipo por año. En 2008, NASA publica un Manual para Limitar la Basura Espacial que incluye una proyección para el año 2050 en la cual se estima la creación de hasta 2,000 objetos de más de 10 centímetros al año por colisiones entre satélites y varios miles más de otros tamaños.

Imaginemos por un minuto las colisiones entre satélites en órbita. Estas colisiones entre grandes objetos, a su vez, generan fragmentos de menor tamaño que muy posiblemente chocarían con otros objetos en órbita, generando así más basura espacial. Estos objetos más pequeños, a su vez, causarían más impactos y otras fragmentaciones menores. Y de esta forma la línea de choques y más fragmentaciones podría continuar de forma casi indefinida en un efecto de cascada. Este efecto fue descrito originalmente por Donald J. Kessler en su ensayo: "Frecuencia de Colisión de Satélites Artificiales: La creación de un cinturón de basura" publicado en 1978 en el prestigioso Journal of Geophysical Research de laAmerican Geophysical Union. Evitar un evento que desencadene el Síndrome de Kessler es uno de los principales objetivos de las varias agencias espaciales del mundo.

Con seguridad podríamos esperar que las colisiones se dieran entre satélites muertos, ya que de acuerdo a un estudio sobre basura espacial de la Agencia Espacial Europea, poco más del 86% de los satélites en órbita ya no son operacionales. Es cierto, ocasionalmente podría existir algún impacto de satélite muerto contra un satélite en operación, como fue el caso de la colisión de 2009. Estos son, sin duda, los impactos de mayor interés ya que una colisión que afecte un satélite de telecomunicación podría dejar a una región incomunicada hasta que se reemplazara el satélite, lo cual podría tardar varios meses. Esta situación, definitivamente afectaría a la población de esa región en sus servicios de teleeducación, telesalud y defensa. Los impactos también podrían afectar directamente nuestra capacidad de predecir el clima, lo cual, en época de huracanes o tormentas de nieve podría causar muertes en tierra.

También hay que pensar en los peligros de un evento que desencadene el Síndrome de Kessler. En el caso de que existiera una fragmentación en cadena de objetos en órbita, podríamos pensar en una afectación masiva a nuestras comunicaciones satelitales, a nuestros experimentos espaciales y también a nuestra capacidad de reemplazar esos satélites, puesto que el exceso de basura espacial no permitiría que los cohetes tuvieran acceso a las posiciones orbitales de otros satélites.

Esto, desde luego, entra en el reino de la especulación y todavía tiene una solución. Sin embargo, existen peligros en el espacio que son realmente claros hoy en día y que lo sufren los habitantes de la Estación Espacial Internacional. El pasado 24 de marzo de 2012, los astronautas de la estación tuvieron que esconderse en sus cápsulas Soyuz como único plan de contingencia, puesto que un pedazo de basura espacial pasó demasiado cerca del puesto de avanzada en Órbita Baja Terrestre. Esta ha sido la tercera ocasión en doce años de existencia de la estación que los astronautas no han tenido otra opción que esconderse en sus cápsulas. En octubre de este año tanto NASA como la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos) se encontraban evaluando la posibilidad de hacer una maniobra evasiva en la estación ante la posible amenaza de un pedazo de basura espacial, que afortunadamente pasó lejos de la estación espacial. ¿Se imaginan la catástrofe que ocurriría si la Estación Espacial Internacional fuera evacuada y parcialmente destruida por basura espacial?

En menor medida, la basura espacial también puede causar problemas en la Tierra. De acuerdo a un estudio hecho por The Aerospace Corporation entre un 10% y 40% del material de los satélites sobreviven a una reentrada atmosférica. En estos 55 años de exploración espacial se calcula que hasta 5,400 toneladas de basura espacial han resistido su reingreso a la Tierra. Ocasionalmente fragmentos enteros de satélites o cohetes se han encontrado en varias locaciones del planeta. La imagen que acompaña este post es un tanque de combustible de hierro de 270kg de un Delta-II que cayó cerca de Georgetown, Texas en 1997. En noviembre del año pasado se encontró un tanque de combustible de 30 kg en Namibia y en febrero de 2012 otro tanque muy similar fue hallado cerca de una pequeña población en Brasil. Si esos impactos hubieran sucedido en una ciudad muy poblada seguramente habrían algunos heridos o muertos. Aerospace Corp comparte una lista con las 67 piezas más grandes que se han recuperado en Tierra.

No puedo terminar de hablar de los peligros de la basura espacial sin mencionar el muy singular evento del satélite espía Ruso Kosmos 954 que en 1978 causó un importante desastre en los territorios del Noroeste de Canadá. El Kosmos 954, que funcionaba con un pequeño reactor nuclear falló y reingresó a la Tierra de manera descontrolada. Doce piezas sobrevivieron la reentrada de ese accidente, de las cuales diez estaban altamente contaminadas con radiación del reactor de la nave. El gobierno de los Estados Unidos junto con Canadá cubrió un total de 124 mil kilómetros cuadrados en la Operación Luz de la Mañana que buscaba recuperar la mayor cantidad de basura contaminada y evitar problemas en la población Canadiense. Por este desastre el gobierno de Canadá quería multar a la Unión Soviética con más de 6 millones de dólares canadienses, en un acuerdo la Unión Soviética sólo llegó a pagar 3 millones de dólares.


Volcanes, no asteroides, pudieron haber causado la extinción de dinosaurios
Por alt1040

Durante la mayor parte de mi vida he creído que la extinción de los dinosaurios estaba relacionada con el impacto de un asteroide en la región de Yucatán en México durante el cretácico tardío. Este evento sería el punto de partida de una extinción en masa a nivel mundial que acabó con el reinado de los “lagartos terribles “. Sin embargo esta teoría está empezando a perder adeptos en favor de la que habla de una colosal actividad volcánica que provocó la muerte de todos los dinosaurios que poblaban el planeta.

Geólogos y paleontólogos se afanan por recabar pruebas suficientes para sustentar esta hipótesis. El pasado 5 de diciembre se presentaron, en la reunión anual de la Unión Geofísica Americana ( American Geophysical Union) en San Francisco, nuevos resultados que parecen apoyar la teoría de los volcanes y desechar la del asteroide, conocida como extinción masiva del límite K/T. El debate está servido y una de las expertas en el tema es la geóloga de la Universidad de Princenton, Gerta Keller; directora de un estudio que argumenta que la actividad volcánica acabó con los dinosaurios. Keller está convencida de que la nueva información presentada en la reunión anual de la Unión Geofísica Americana favorecerá la reconsideración de la causa última de la extinción en masa KT y es que la geóloga, y sus colaboradores, afirman que el impacto del Yucatán (Chicxulub) sucedió unos 300.000 años antes de la extinción.

Aquellos que defienden la teoría del asteroide alegan que el impacto, ocurrido hace unos 65 millones de años, liberó cantidades extraordinarias de gas tóxico y polvo a la atmósfera del planeta; los rayos del sol quedaron bloqueados y el clima se enfrió. Esto fue determinante para la extinción de la vida, tanto en la tierra como en el mar. Además, el formidable impacto desencadenó una reacción en cadena activando volcanes; y provocando terremotos y tsunamis. Keller contra argumenta que el impacto no pudo producir las cantidades suficientes de dióxido de azufre y de dióxido de carbono como para causar una extinción en masa:

El meteorito era demasiado pequeño como para causar la extinción.

El equipo analizó el impacto de Chicxulub y los sedimentos pre-existentes y subsiguientes. Keller declara que el impacto no fue tan dramático ni desastroso como creíamos:

Descubrimos que no se extinguió ni una sola especie debido al impacto de Chicxulub.

Se cree que la actividad volcánica se desarrolló en la actual India, en la región conocida como las Trampas de Deccan (Deccan Traps). Allí, durante incontables años, los volcanes arrojaron a la atmósfera grandes cantidades de dióxido de azufre y dióxino de carbono; las consecuencias: calentamiento global, océanos más ácidos y extinción masiva. Durante el período cretácico, la zona de actividad, abarcaba una superficie similar a la de Europa. Keller y sus colegas analizaron sedimentos volcánicos de esa región descubiertos hace tres años para su estudio. Las evidencias geológicas sugieren una actividad sin precedentes en la zona, estas montañas derramaron lava de manera incesante durante prolongados períodos de tiempo. Los vulcanólogos Vincent Courtillot, Steve Self, Mike Widdowson, y Anne Lise Chenet opinan que las erupciones se produjeron por pulsos. Cada pulso podría durar de 10 a 100 años, en fases que pudieron dilatarse hasta 100.000 años. La investigación sugiere que el planeta tardó cerca de medio millón de años en recuperarse de las erupciones de las Trampas de Deccan.

Otras voces opinan que deberían relacionarse ambos hechos, tal vez el impacto del asteroide por si solo no fue suficiente, tal vez la actividad volcánica de las Trampas de Deccan fue el colofón de un proceso que venía fraguándose desde hacía miles de años.


No hay comentarios: