miércoles, 1 de mayo de 2013


7) Las dos nubes de Magallanes

Alexandre José da Costa Ferreira

En el siglo XVI, aún muchos creían que el mundo se terminaba en algún sitio, como un plato. Pero el astrónomo Rui Faleiro convenció a su amigo y navegante Fernando de Magallanes de que se podía llegar hasta la India viajando hacia Occidente como había imaginado Cristóbal Colón.
Así convencieron a Carlos I, rey de España, para intentar dar la vuelta al mundo por el Sur de América. Partieron de Sevilla el 8 de setiembre de 1519 enrolados en una aventura que solamente terminaría el 6 de setiembre de 1522, tres años después.
En medio del Océano Atlántico, después de cruzar el ecuador, Magallanes reparó que había dos nubes en el cielo del hemisferio Sur y se extrañó al verlas girar noche tras noche en torno al Polo Sur sin disolverse en lluvia.
A su cronista Pigafetta, Magallanes le dijo: “Anota esas nubes para que todos sepan que existen”
El viaje tuvo muchas dificultades. Sufrieron grandes tempestades. Casi murieron de frío al pasar del Océano Atlántico al Pacífico. En medio del Océano Pacífico se les terminó la comida pero finalmente encontraron tierra.
Cuando llegaron a las Islas Molucas, Magallanes supo que ya estaba en el
Extremo Oriente y que había conseguido su propósito. ¡Era posible dar la vuelta a la Tierra en barco tal como decía Rui Faleiro, su astrónomo!
Hoy la memoria de ese viaje está presente en el cielo del hemisferio Sur, donde todas las noches, en el mismo sitio del cielo, se pueden ver dos pequeñas nubes que recibieron el nombre de nubes de Magallanes.

Galaxias
Las Nubes de Magallanes son dos galaxias irregulares, miembros del Grupo Local de galaxias del que también forma parte la Vía Láctea (que es nuestra galaxia). Son visibles desde el hemisferio Sur en noches con cielo limpio de nubes y sin Luna. La mayor de ellas es conocida como Gran Nube de Magallanes y la menor como Pequeña Nube de Magallanes. Aparecen como dos pequeñas manchas blancas cerca de la constelación de la Cruz de Sur.
La mayoría de las galaxias tiene forma espiral, pero las más jóvenes aún no se han estructurado y presentan un aspecto irregular. María.

8) Joan Roget, constructor de anteojos

Pere Closas Hil

En 1610, llegó a Gerona un viajero muy especial. Se llamaba Girolano Sirturo y venía del Norte de Italia buscando a un anciano al que mucha gente casi había olvidado, el anteojero Joan Roget. Todos los vecinos se preguntaban qué podía ser lo que buscaba este veneciano con aspecto de aventurero, si Joan ya estaba muy viejo y ya no veía bien. El taller de su hermano con sus tres hijos seguía trabajando en Barcelona, pero Joan tenía el suyo abandonado y lleno de polvo. Joan Roget en Gerona y su hermano Pere Roget en Barcelona sabían tallar cristales y fabricar anteojos, que vendían a las personas importantes cuando se hacían mayores y no veían bien para leer y escribir. Habían construido también anteojos de larga vista. Eran un tubo largo y mirando a través de él cosas lejanas parecían estar mucho más cerca.
Girolamo Sirturo y su amigo Galileo Galilei habían usado un instrumento semejante a los construidos por Joan para observar el cielo y habían descubierto cosas sorprendentes nunca imaginadas.

El mismo Girolamo, antes de emprender el viaje, había fabricado y probado uno de estos tubos que ahora llamamos telescopios.
Joan y Girolamo tuvieron muchas y largas conversaciones antes del regreso a Italia del veneciano. Girolamo siempre contó a todos los que quisieron escucharle, que los telescopios de Joan Roget eran los mejores que había conocido y que él lo consideraba como el inventor de este instrumento. Y que el buen anciano le había confiado algunos secretos de su fabricación que le resultaron muy útiles a él mismo.

Telescopios
El telescopio fue el primer instrumento óptico que se utilizó para observar el cielo.
Su invención se atribuye al holandés Hans Lipershey en 1608. Esta narración se basa en las investigaciones realizadas por Simón de Guilleuma sobre Joan Roget, constructor de “anteojos de larga vista” y en el libro publicado por Girolamo Sirtori fechado en 1612. Este amigo de Galileo menciona haber visto los telescopios de Joan Roget en un viaje a Gerona (España) en 1610 y en diversos testamentos de nobles catalanes aparecen legados de “anteojos de larga vista“, en 1593 y 1596. Lo que es indiscutible es que Galileo fue el primero en enfocar este instrumento al cielo y publicar lo visto, dando comienzo a una nueva Astronomía. Galileo observó montañas en la Luna, las fases de Venus, cuatro satélites girando en torno a Júpiter y el anillo de Saturno que no supo interpretar por la deficiente calidad de su telescopio.
Rosa M Ros


9) Jorge Juan, un marino para la ciencia

Jaime Fabregat Fillet

Hola, soy Jorge Juan. Te hablo desde el Panteón de Marinos Ilustres. Las matemáticas –relevantes para un marino– han acompañado mi reposo desde 1773. Embarqué, con 19 años, en la expedición de la “Royal Academie des Sciences” de París, en tiempos de Luis XV de Francia –y
Felipe V en España– junto con Antonio de Ulloa. Ambos fuimos ascendidos a tenientes para poder participar en la expedición. Se quería medir un grado del meridiano terrestre en el Virreinato de Perú, y comparar tal medición con la obtenida en Laponia. Entre varios equipos se determinó finalmente que la Tierra no es perfectamente esférica y que está achatada por los polos.
Yo era el “matemático y astrónomo” (tomaba medidas, calculaba longitudes y latitudes y levantaba planos) y Antonio era el “biólogo”. Estuvimos trabajando juntos la friolera de nueve años.
Habitamos chozas, escalamos cumbres y conocimos otras culturas de los habitantes de la zona. Aunque tuvimos que superar dificultades, la nuestra fue una gran aventura. ¡Qué recuerdos! Las observaciones realizadas permitieron determinar científicamente el meridiano que el Papa Alejandro VI señaló como límite español–portugués en América.
Pero tuve otras ocupaciones: diseñé buques, espié para el rey y di mi opinión de especialista cuando me fue requerida, recibiendo por ello el reconocimiento de todos.

Fundé el Real Observatorio Astronómico de Madrid y el de Cádiz. Fui miembro de la Royal Academie des Sciences y la Royal Society, mantuve correspondencia con eminentes científicos de París, Londres y Berlín. En el extranjero me llamaron ”El Sabio Español”. ¡Una honra debida a la ciencia!

Achatamiento de la Tierra
La Tierra no es una esfera perfecta. Se parece más bien a una naranja algo achatada por los polos. Fue con la expedición anteriormente relatada como se determinó este achatamiento. El radio terrestre en la zona ecuatorial es de 6.378 km y en la zona polar es sólo de 6.357 km. Esta situación se da también en los demás planetas del sistema solar en mayor o menor medida.
Posteriores revisiones han probado que los cálculos de Jorge Juan fueron los más precisos de la expedición para determinar la forma de geoide achatado por los polos de nuestro planeta.
Rosa M Ros

10) La gran aventura de Vicente Doz

Sergio López Borgoñoz - Marina López Rodríguez

Llegamos de noche. Yo, Vicente Doz, junto a Salvador Medina y Jean Chappe D’Auteroche, un astrónomo francés, habíamos realizado un largo recorrido para llegar a San José del Cabo, en la Baja California, y realizar una importante misión, en un lugar remoto y sin civilizar.

Muy pocas personas en el mundo nos conocían, pero nuestra labor iba a ser muy útil para las generaciones futuras.
Fue enorme nuestra sorpresa cuando al llegar encontramos allí a Joaquín
Velázquez de León, un criollo mexicano con grandes conocimientos científicos, que también iba a realizar mediciones, y que ya había determinado con bastante exactitud su posición geográfica.
Hacía más de 50 años que otro astrónomo, Edmond Halley, descubridor del cometa que lleva su nombre, ideó una manera para conocer la distancia de la Tierra al Sol. Ésta consistía en medir desde sitios muy lejanos un fenómeno muy raro y que a veces tarda muchísimos años en repetirse: el tránsito de Venus, o sea, ver Venus cruzar por delante del Sol. Y este año, en 1769, iba a suceder. Esa era la razón por la que viajamos tan lejos.
Los cuatro realizamos satisfactoriamente la observación, pero poco después de haberla hecho, Chappe y Medina murieron a consecuencia de una epidemia de fiebre amarilla que azotó la región.
Como superviviente de la expedición regresé con los datos obtenidos a tan alto precio. Esos resultados, junto con los de otros muchos astrónomos ubicados en diferentes partes del mundo, permitieron conocer finalmente las distancias entre los planetas del sistema solar.

Dimensiones del Sistema Solar
El Tránsito de Venus fue crucial para determinar las dimensiones del sistema solar. En el siglo XVIII se conocían todas las proporciones entre las distancias de los distintos planetas al Sol. No fue hasta el Tránsito de Venus de 1769 cuando se pudo determinar la distancia de la Tierra al Sol y en consecuencia se dedujeron todas las distancias de los distintos planetas al Sol.
Actualmente la distancia Tierra-Sol se define como la Unidad Astronómica de distancia (1 UA=149.6 millones de kilómetros). Las distancias de los demás planetas al Sol, usando esta unidad son: Mercurio 0.4 UA, Venus 0.7 UA, Marte 1.5 UA, Júpiter 5.2 UA, Saturno 9.5 UA, Urano 19.2 UA, y Neptuno 30.1 UA.
Rosa M Ros 

11) Un regalo para el “Sabio Caldas”
Antonio Bernal González

Se llamaba Francisco José de Caldas. Conocía las estrellas por sus nombres, coleccionaba rocas, clasificaba las plantas de las que guardaba hojas y hacía dibujos a lápiz y acuarela. Fue director del primer observatorio astronómico que hubo en las Américas. Lo llamaban “El Sabio Caldas”.

–Oye Pachito –le dijo un día su esposa que le trataba con ese sobrenombre cariñoso– últimamente te veo preocupado.
–Mi preocupación es por el trabajo. Estoy intentando calcular qué tan lejos está Quito de Paris, pero no tengo el instrumento adecuado para ello.
– ¿Y cuál es ese instrumento?
– ¡Un reloj!
Eran las 11 en Quito. Si Caldas hubiera sabido qué hora era en ese mismo momento en París habría podido calcular la distancia desde Quito (capital de Ecuador) hasta esa ciudad europea. Pero los relojes no se conocían en América porque apenas se acababan de inventar y no los tenían sino las personas muy ricas.
A los pocos días Caldas recibió una noticia y corrió a contársela a su esposa.
– ¡Viene el barón y me trae un regalo!
Ahora podré conocer la posición de Quito.
– ¿Qué barón? –interrogó ella.
–El barón Alexander von Humboldt que tiene los mejores instrumentos de Europa, entre ellos un reloj.
– ¿Y tú crees que el barón te regalará su reloj, si ni siquiera te conoce?
– ¡No! Manuelita. Me dará algo mucho mejor.
– ¿Y qué es, entonces?
–Lo que trae dentro del reloj, que es lo que necesito para mis cálculos:
¡La hora de París!

El problema de la longitud
Para determinar la posición de un lugar sobre la superficie terrestre hay que dar la latitud y la longitud. La latitud es el ángulo, sobre el meridiano, desde el ecuador hasta el lugar y se da de 0º a 90º Norte o de 0º a 90º Sur. La longitud es el ángulo, sobre el ecuador, desde el meridiano origen de Greenwich hasta el meridiano del lugar y se mide de 0 a 12 horas Este y de 0 a 12 horas Oeste. La latitud es fácil de calcular a partir de la posición del Sol o las estrellas, pero la longitud es más difícil de determinar. Hay un método sencillo de hacerlo que consiste en saber la diferencia horaria con respecto al meridiano origen (meridiano de Greenwich). Hasta que no se construyeron buenos relojes mecánicos, determinar la longitud de un lugar era sumamente complicado.
Rosa M Ros

12) Comas i Solà, observador del cielo

Llorenç Puig Mayolas

En el año 1868 nació en Barcelona el niñoJosep Comas i Solà. Sus padres eran
prósperos comerciantes. Al pequeño Josep le gustaba jugar como todos los demás niños, pero lo que más le divertía era contemplar de noche las estrellas.
¡Cuántas había! ¡Y qué bonitas eran!
¿Estarían habitadas por otros seres vivientes?
Observándolas a simple vista aprendió a distinguir las constelaciones, conocer los movimientos de los astros, las fases de la Luna... Y todo se lo explicaba a la sirvienta, que no entendía cómo un niño
tan pequeño podía saber tantas cosas.
Intuyendo su vocación, a los once años, sus padres le compraron su primer catalejo. Esto le hizo muy feliz. Con él podía ver los cráteres de la Luna y sus valles y montañas. Seguro que le hubiese gustado viajar hasta la Luna, como años después hicieron los astronautas.
Cuando tenía quince años ocurrió algo importante: cayó un meteorito en Tarragona. Él lo estudió y con losresultados que obtuvo, publicó su primer artículo científico. Después de cursar matemáticas y astronomía en la Universidad de Barcelona, trabajó con telescopios mucho mayores, (por ejemplo el del Observatorio Fabra) y con ellos realizó grandes descubrimientos. En su casa, “Villa Urania”, también instaló uno con el que descubrió once asteroides y dos cometas (uno de ellos lleva su nombre). Pero quizá su trabajo más
importante sea el haber descubierto que Titán, un satélite de Saturno, posee atmósfera. Pasaron casi 40 años hasta que el gran astrónomo Kuiper confirmara este resultado.

Asteroides y cometas
Los asteroides son cuerpos rocosos que giran en torno al Sol en una órbita interior a Neptuno. Son más grandes que los meteoros y muchos de ellos se sitúan en el cinturón de asteroides que se encuentra entre las órbitas de Marte y Júpiter. Se pueden definir como pequeños planetas.
Los cometas, a diferencia de los asteroides, son cuerpos constituidos por hielo y rocas que giran en torno al Sol en órbitas muy elípticas. Los materiales del núcleo del cometa subliman en las proximidades del Sol
dando lugar a una “atmósfera” llamada coma (de gas y polvo). Cuando el cometa se acerca al Sol el viento solar empuja esta atmósfera y genera la cola que vemos.
Rosa M Ros 

13) Paris Pismis, la Maestra

Elsa Recillas Pismis

Ya de pequeña, la profesora de Paris descubrió que ésta tenía una memoria
prodigiosa. Cuando la escuela recibía visitantes, le leía un poema, que Paris no conocía, y ella era capaz de repetirlo, ¡sin olvidar ni una palabra! Así comenzó a desarrollar esta faceta de su inteligencia.
Era la segunda de tres hermanos y no era ni la más bonita ni el varón, así que no le hacían mucho caso en la familia y se acostumbró a leer y pensar. Adoraba las matemáticas y la música, que se parecen mucho. Cuando llegó la hora de continuar sus estudios en la universidad su padre se negó rotundamente a que estudiara entre varones. La familia pertenecía a una minoría cristiana en un país, Turquía mayormente musulmán y, en aquella época, no estaba bien visto que las jóvenes estudiaran en la universidad.
¿Qué hizo Paris para convencer a la familia? Llorar amargamente al menos unos días cada semana durante un buen tiempo hasta que el padre fastidiado le permitió matricularse en la Facultad de Ciencias y Matemáticas de Estambul.
Cuando terminó sus estudios, no paró ahí. Consiguió una beca en los Estados Unidos. Años después conoció al que sería su esposo y con quien formó una familia y fue a vivir a México. Este país se convirtió
en el suyo. Como profesora de la Universidad Nacional Autónoma de México y de los observatorios mexicanos educó a varias generaciones de estudiantes en astronomía que ahora son notables astrónomos y que la recuerdan con gran cariño como la “Maestra”. Descubrió 20 cúmulos abiertos y 3 cúmulos globulares y trabajó sobre la estructura espiral de las galaxias.

Cúmulos abiertos y cúmulos globulares.
Los cúmulos son grupos de estrellas que están ligadas entre sí por la gravedad. Los cúmulos abiertos están formados por estrellas a partir de una misma nube estelar, sin estructura ni simetría. Son estrellas jóvenes, masivas y muy calientes, y su número puede variar de una docena a varios miles.
Los cúmulos globulares están formados por millones de estrellas viejas y frías con una distribución aproximadamente esférica.
Estos cúmulos son muy masivos y orbitan en torno a las galaxias como un satélite.
Rosa M Ros

No hay comentarios: