sábado, 24 de agosto de 2013


Otro cometa se sumerge en el sol. Coronógrafos a bordo del Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO) están monitoreando el paso de muerte. 23.8.13

Hasta tiempos muy recientes, habría sido posible que algún miembro de la familia Kreutz pasase por el Sistema Solar interior sin ser visto, si su perihelio tuviera lugar entre mayo y agosto. En este periodo, visto desde la Tierra, el cometa se acercaría y alejaría casi directamente desde detrás del sol, y sólo sería visible cuando estuviese extremadamente cerca del Sol y si fuera muy brillante. Tan sólo una coincidencia extraordinaria como la del Cometa del Eclipse de 1882 y un eclipse solar total permitirían su descubrimiento.
Sin embargo, durante los años 80, dos satélites de observación solar descubrieron por azar varios miembros nuevos de la familia Kreutz, y desde el lanzamiento del satélite de observación solar SOHO en 1995, se ha podido observar cometas muy cerca del Sol en cualquier momento del año. El satélite permite una visión constante de las inmediaciones del sol, y SOHO ya ha descubierto varios cientos de nuevos cometas rasantes, algunos de tan sólo unos pocos metros de diámetro. Alrededor del 84% de los rasantes del Sol descubiertos por SOHO son miembros del grupo Kreutz, a los otros se les llama rasantes del sol 'no-Kreutz' o 'esporádicos'. Ninguno de los rasantes vistos por SOHO ha sobrevivido a su paso por el perihelio; algunos han caído directamente en el sol, pero la mayoría simplemente se han evaporado completamente.
Más del 75% de los rasantes del Sol hallados por SOHO han sido descubiertos por astrónomos aficionados, que analizan las observaciones del SOHO vía internet. Algunos aficionados han hecho un número importante de descubrimientos, como Rainer Kracht de Alemania, con 176 identificaciones, y Michael Oates de Reino Unido con 144 descubrimientos. Hasta el 10 de agosto de 2006, se han identificado 1000 rasantes Kreutz.
Las observaciones de SOHO muestran que los rasantes del Sol llegan frecuentemente en parejas con tan sólo unas horas de diferencia. Estas parejas son demasiado frecuentes como para ocurrir por casualidad, y no pueden deberse a roturas en la órbita previa, ya que los fragmentos ya estarían separados por distancias mucho mayores. En cambio, se piensa que las parejas resultan de fragmentaciones muy lejos del perihelio. Se ha observado que muchos cometas se fragmentan lejos del perihelio, y parece que este es el caso de los rasantes tipo Kreutz, una fragmentación inicial cerca del perihelio puede ser seguida por una cascada de roturas a lo largo del resto de la órbita.
El número de cometas descubiertos en el Subgrupo I es cuatro veces mayor que el número de los del Subgrupo II. Esto sugiere que el cometa "abuelo" se partió en dos cometas padres de tamaños desiguales.

No hay comentarios: